Carboxiterapia facial

La carboxiterapia es un tratamiento médico-estético no invasivo ni quirúrgico que aplica CO2 medicinal debajo de la piel, mediante microinyecciones, en los tejidos afectados.

El dióxido de carbono es un gas que producimos los humanos, animales y las plantas, por lo tanto ya está en nuestro organismo. Al introducir dióxido de carbono en la piel los vasos sanguíneos se dilatan produciendo la oxigenación del tejido. Además, se eliminan varias toxinas a través del sistema linfático, que son las causantes de que nuestra piel sea de un tono poco uniforme y esté apagada como si estuviese cansada. Mediante la carboxiterapia se regenera la producción de colágeno en la piel lo que hace que esta vuelva a tener elasticidad y firmeza y puede prevenir la formación de nuevas arrugas. Las zonas que se pueden tratar incluyen: rostro, ojeras, escote y cuello.