Aumento de pecho o mamoplastia

La mamoplastia conlleva un cambio de volumen y forma de las mamas. Los dos tipos que existen son mamoplastia de aumento y mamoplastia de reducción.

El aumento de busto se realiza introduciendo prótesis o grasa propia. La cicatriz es pequeña y depende de la vía de acceso para introducir el implante: axilar, periareolar o en el surco submamario. Se requiere un día de ingreso en la clínica y de 1 a 2 semanas de reposo post-operatorio antes de volver al ritmo habitual de vida.

El objetivo de la mamoplastia de reducción por hipertrofia mamaria es eliminar un exceso de tejido mamario (grasa y piel) que da un volumen desproporcionado a las mamas. Las cicatrices son pequeñas y en una zona poco visible: de la aureola en vertical hasta el surco submamario, a veces también una en perpendicular siguiendo la forma del surco.

El aumento mamario, técnicamente conocido como mamoplastia de aumento, es un procedimiento quirúrgico para mejorar el tamaño y la forma del pecho de la mujer.

El aumento del volumen de la mama es una de las cirugías estéticas más demandadas actualmente.