La tecnología ultrasónica remodela el hueso de la nariz con mayor precisión y s ereducen considerablemente los moratones e hinchazón durante el post operatorio.

La rinoplastia es el cuarto procedimiento de cirugía estética más común en España, por detrás de la cirugía de aumento de mamas, la blefaroplastia o cirugía de párpados, y la liposucción. De acuerdo al informe anual de la International Society of Aesthetic Plastic Surgery (ISAPS), en nuestro país se realizaron un total de 473.074 tratamientos estéticos en 2016, y somos el duodécimo país en número de intervenciones de estética.

De las intervenciones quirúrgicas, la cirugía de nariz es uno de los procedimientos más difíciles de realizar, pues requiere gran destreza y precisión por parte del cirujano. Los especialistas estiman que aproximadamente entre un 10%-15% por ciento de las operaciones de rinoplastia primarias en España requieren revisiones (operaciones secundarias) por una razón u otra.

Sin embargo, la nueva técnica por ultrasonidos podría estar a punto de cambiar todo eso. La emergente rinoplastia ultrasónica es un concepto que promete un procedimiento menos invasivo con resultados más precisos y de apariencia natural.

La rinoplastia ultrasónica utiliza un instrumental ultrasónico sofisticado que fue desarrollado originalmente para el corte de huesos en cirugías cerebrales para prevenir daños al tejido cerebral. Se lleva utilizando años en Estados Unidos tras su aprobación por la FDA (Food and Drug Administration).

Estas herramientas son impulsadas por un motor ultrasónico “piezoeléctrico” que produce micro movimientos rápidos y precisos. El cirujano logra pulir, cortar y alisar los huesos y el cartílago sin romperlos ni dañar el tejido y las membranas mucosas circundantes.

En España, el Doctor Germán Macía Colón, Director de la clínica de estética Icifacial, es uno de los pioneros en este tipo de rinoplastia ultrasónica en Madrid. “Con esta nueva herramienta se sustituyen los antiguos escoplos y martillos usados para fracturar huesos por un instrumental de alta precisión que reduce el tiempo postoperatorio”, explica el Doctor Macía.

En contraposición a las técnicas tradicionales que implican rupturas o traumas de la estructura original de la nariz, la técnica ultrasónica evita posibles complicaciones como fracturas secundarias imprevistas, irregularidades o hendiduras. “En lugar de romper los huesos a ciegas como veníamos haciendo hasta ahora, la rinoplastia ultrasónica nos permite esculpir a través del control visual directo”, dice el Dr. Macía.

Mayor precisión y postoperatorios más cortos

Entre las bondades de la rinoplastia ultrasónica están el que se alcanza una precisión y unos resultados mayores. Además, la operación requiere un tiempo de recuperación más corto debido a que se produce menos inflamación, hematomas y moretones que en la rinoplastia tradicional.

Según el Dr. Macía Colón, la rinoscopia ultrasónica es ideal para corregir asimetrías, protuberancias y otras irregularidades, y puede ser particularmente útil cuando se trabaja con pacientes mayores de 40 años, cuyos huesos son a menudo más frágiles y quebradizos. Otros pacientes en los que la manipulación de la nariz puede afectar sus facultades, como los músicos, también pueden beneficiarse de este procedimiento avanzado.

El Dr. Macía advierte, no obstante, que la rinoplastia ultrasónica no elimina la necesidad de otras técnicas como las incisiones, la eliminación de exceso de cartílago, o los injertos y suturas. El cirujano todavía posee gran responsabilidad en el éxito del proceso.

Sólo un puñado de cirujanos utilizan la tecnología en España

De momento, sólo unos pocos cirujanos están utilizando la tecnología de ultrasonidos. El coste es uno de las razones por los que los cirujanos se muestran reacios a utilizar esta tecnología. “A menos que un hospital ya lo tenga, el dispositivo es costoso, las puntas desechables cuestan cientos de euros cada una”, explica el Dr. Macía.

Otra explicación de la vacilación de los cirujanos plásticos para abrazar la rinoplastia sónica es una cuestión de necesidad. “Algunos cirujanos llevan trabajando décadas con las mismas herramientas y los más talentosos poseen gran habilidad con ellas. Las nuevas herramientas no producen una gran cambio o brecha entre lo que son capaces de hacer y los resultados que conseguirían con los nuevos dispositivos ultrasónicos. Usar un dispositivo ultrasónico no hará que una persona sea un mejor cirujano. La rinoplastia requiere de un ojo de artista para tomar decisiones, y una herramienta no lo hará por el experto”, señala el Dr. Macía de Icifacial.

En cualquier caso, la rinoplastia ultrasónica es una de las tecnologías de las que oiremos hablar debido a sus beneficios para los pacientes y la pronta recuperación.

Infórmate sin compromiso sobre las posibilidades de financiación en el (+34) 91 593 37 85 | (+34) 91 591 36 97 o a través de nuestro mail:info@clinicagarcilaso.com